Manuales que dan mucho miedo: así educaron a mi madre

“Ninguna mujer tiene un orgasmo fregando el suelo de la cocina”.
(Betty Friedan)

Un día vino mi madre a visitarme. Yo acababa de volver del trabajo y caí desplomada en el sofá como si me hubieran tirado desde el pico de una palmera. Tengo que decir que siempre he tenido la habilidad de buscarme trabajos en empresas donde me adjudican horarios y calendarios agotadores y donde la presión es tan intensa que a veces he pensado llevarme una sonda para no tener que perder cinco minutos para ir a mear. También tengo que decir que mi marido tiene la habilidad de trabajar menos que yo y ganar más. 🤔

Bueno, el caso es que estaba yo charlando con mi madre cuando apareció él y al minuto mi madre me preguntó: “¿No te levantas a hacerle la cena a tu marido?”. Me quedé perpleja y me entraron ganas de saber por qué una persona tan leída y viajada como mi progenitora era capaz de soltar barbaridades de este calibre. Así que fui a la Biblioteca de Mujeres y busqué la literatura dedicada a adoctrinar a mujeres como mi madre y todas sus compañeras. Y entonces descubrí unos manuales que me dieron más miedo que escuchar la sintonía de Psicosis en la ducha y en los que pude leer cosas como esta:

“Se ha comprobado –aún en países como Francia y Estados Unidos- que una mujer sola es, en el fondo, un ser incompleto, aunque haya conseguido asegurar su subsistencia”. (Calera and C. Acerete 1966)

Y el mismo manual dice esto:

“Gracias a los terciopelos, las sedas, las porcelanas y todos los demás utensilios de la casa, la mujer podrá satisfacer en parte la sensualidad aprehensiva que su vida erótica casi nunca satisface”. (Calera and C. Acerete 1966)

Cogí otro librito que pretendía ser muy gracioso y leí esta perla:

Soluciones para conseguir un marido cuya característica más acusada es un carácter dominante en extremo, enérgico y de ideas muy concretas (,,,) A la muchacha que desee interesar a un hombre de este carácter le aconsejamos que obre del modo siguiente: Siempre resultará útil en tal supuesto prescindir o desvirtuar vuestras tendencias más enérgicas. No es honesto, a simple vista, que aconsejemos cosas de este tipo que implican una deformación de las naturales tendencias, pero recordemos aquello de que ‘en la guerra y en el amor, todos los procedimientos son válidos’. (Nice 1970)

Y después de leer estas barbaridades nació mi obsesión por el mundo de los manuales para adoctrinar a las mujeres de las generaciones que nos han precedido.

Bibliografía

Calera, Ana María, y Julio C. Acerete. La mujer de hoy. Bruguera, 1966.Nice, Simone de. Cómo elegir el marido ideal. Antlbe. D.L., 1970.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: