El día que me preguntaron ¿por qué eres feminista si aquí ya hay igualdad?

Un día estaba comiendo (y bebiendo) con unos cuantos amigos y en un momento de la conversación yo dije que era feminista. Algo obvio, no sé cómo voy a ser mujer y no estar de acuerdo con “la ideología que defiende que las mujeres deben tener los mismos derechos que los hombres”, según dice la RAE. Pues mi sorpresa fue la sorpresa que causó mi comentario. Parece de perogrullo, pero salieron argumentos del tipo de que “ni machismo ni feminismo, hay que buscar la igualdad”, de que no podía ser tan radical, que cómo me podía definir como feminista si está claro que las mujeres ya hemos conseguido todos los derechos en nuestra sociedad… e incluso alguno trató de explicarme que yo en realidad no podía ser feminista porque soy muy femenina.

Yo intenté ofrecer argumentos. Por ejemplo, que las mujeres cobran menos que los hombres desempeñando el mismo trabajo y eso no le puede parecer justo a nadie. Y no solo en España, si no, ¿por qué hasta las actrices de Hollywood están hasta el gorro de cobrar menos que sus compañeros de reparto? Jennifer Lawrence lo dejó claro en esta carta en la que exigía cobrar lo mismo que sus compañeros ‘con pene’. Bueno, el caso es que cuando salió a relucir el tema de la brecha salarial entre hombres y mujeres, uno de mis amigos creyó que yo estaba tan indignada porque cobraba menos que mis compañeros de trabajo. Pues no, no era el caso, en ese momento yo estaba cobrando más que mis compañeros, pero no por eso me sentía menos indignada.

Está claro que no analizamos lo que ocurre alrededor con perspectiva de género. Y no es fácil, porque nos hemos criado y vivimos recibiendo mensajes que nos lanzan por todas partes en este mundo patriarcal en el que vivimos. Pero podemos hacer un ejercicio tan fácil como cambiar a la mujer por un hombre en las circunstancias que queramos analizar para ver si existe una actitud machista. Así de simple.

machismo-medios

Por ejemplo, en esta revista (que llega a cientos de miles de mujeres)  un periodista le pregunta a la actriz Amaia Salamanca si estaría dispuesta a dejar su carrera por amor, como si todavía fuera incompatible trabajar y amar. ¿A alguien se le ocurre preguntarle a, pongamos por caso, Cristiano Ronaldo si estaría dispuesto a dejar su carrera por amor?

Y se me ha venido a la memoria un momento memorable del machismo en este país: el día que José María Aznar le metió un bolígrafo en el escote a Marta Nebot mientras ella trataba de hacerle una pregunta. Vamos ahora a imaginarnos a una mujer que se dedica a la política metiendo un bolígrafo en el paquete de un periodista. 😱

Aquí tenéis las imágenes de Aznar y Marta Nebot, para que os retorzáis de repugnancia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: