Pobre Malva Marina, la hija rechazada por Pablo Neruda

“Puedo escribir los versos más tristes está noche.
Escribir, por ejemplo: «La noche está estrellada,
y tiritan, azules, los astros, a lo lejos».
El viento de la noche gira en el cielo y canta.
Puedo escribir los versos más tristes esta noche.
Yo la quise, y a veces ella también me quiso”.

Pablo Neruda

Pablo Neruda, el poeta que compartió amistad con Federico García Lorca y Miguel Hernández, a quien Rafael Alberti le buscó una casa en el barrio de Argüelles cuando lo nombraron cónsul en Madrid, que recibió la visita de Maruja Mallo durante su exilio en Chile, admirado por toda la Generación del 27 y cuya sensibilidad literaria fue reconocida con el Premio Nobel, también fue capaz de cometer el acto más desalmado e inexplicable. 

Neruda se casó con María Antonieta Hagenaar en la isla de Java. Al poco tiempo empezaron a tener problemas porque él nunca quiso renunciar a su vida de fiestas y romances. Entonces Maruca, como él la llamaba, se quedó embarazada y se dieron una tregua. Mientras esperaban el nacimiento del bebé se trasladaron a Madrid donde él fue nombrado cónsul, y toda la Generación del 27 recuerda las fiestas surrealistas que celebraba Neruda en su hogar, la Casa de las Flores. Todos los intelectuales del momento admiraban y se divertían con el gran poeta chileno.

En el verano de 1934 nació la hija de Neruda y Maruca, a quien llamaron Malva Marina. Pero la niña llegó al mundo prematura y con un severa hidrocefalia. El padre sintió rechazo por ella y la definió con este desprecio en una carta: “Mi hija, o lo que yo así denomino, es un ser perfectamente ridículo, una especie de punto y coma, una vampiresa de tres kilos”.

Cuando Malva Marina todavía era un bebé, Pablo Neruda inició una relación con la actriz argentina Delia del Corral y su familia se convirtió en una auténtica molestia para él. Al empezar la guerra, los tres salieron huyendo de España y Neruda abandonó a su mujer con la niña enferma en Montecarlo. Maruca, que había quedado en una situación económica muy precaria, cruzó Francia con la niña en condiciones dramáticas y se instaló en Holanda, donde esperaba recibir apoyo debido a su ascendencia holandesa. Pero solo encontró pobreza y dificultades, tuvo que buscar un empleo y una familia voluntaria se hizo cargo de la niña para que ella pudiera trabajar. Esta carta que le escribió en aquellos momentos Maruca a Pablo Neruda describe muy gráficamente la situación que atravesaba: 

“Es realmente imperdonable tu negligencia hacia nosotras, especialmente para tu bebé. Hoy, 18 del mes, no he rebido tu dinero. El 1º de este mes tuve que pagar los gastos de alojamiento de Malva Marina del mes de octubre. Con mi salario solo pude pagar una parte, qué vergüenza realmente… Ahora ni siquiera puedo ir a verla porque no tengo un centavo. Mi último dinero será gastado en enviar esta carta”.

Pablo Neruda nunca volvió a ver a su hija. Cuando Maruca le avisó de la muerte de la niña cuando esta tenía ocho años, él ni siquiera le respondió. 

Más información en María Antonieta Hagenaar, la primera esposa de Pablo Neruda.

Puedes leer la historia en ‘Malva’, una novela que recrea la vida de la hija de Pablo Neruda y Maruca, de la autora holandesa Hagar Peeters.

Anuncios

Un comentario sobre “Pobre Malva Marina, la hija rechazada por Pablo Neruda

Agrega el tuyo

  1. Realmente estoy sorprendida!!!!, no conocia la historia sobre la hija de Neruda, increible leer sus poemas y pensar en alguien desalmado.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: