La Residencia de Señoritas: la casa de las chicas que iban a cambiar el mundo

Si un paseante se detiene en la calle Fortuny 53 y mira a través de la verja, verá un antiguo chalé que parece un balneario rodeado de un jardín con olor a glicinia. En el jardín se conservan algunos árboles centenarios, los mismos que hace cien años vieron cómo en este lugar se gestaba una auténtica revolución: las sublevadas eran chicas que empuñaban libros, cuadernos y probetas. Formaban parte de la primera generación de jóvenes que llegaban desde las provincias a estudiar en la Universidad de Madrid y se instalaban en esta casa, la recién inaugurada Residencia de Señoritas. Sigue leyendo “La Residencia de Señoritas: la casa de las chicas que iban a cambiar el mundo”

Anuncios

Rosa, la niña que no quería ser princesa (y ahora hace joyas dignas de reinas)

(Foto: Tamara de la Fuente)

 

Cuento

Cuando Rosa era pequeña no le gustaban las coronas de princesa ni los vestidos de nido de abeja. Observaba el mundo pensativa y solo quería que la dejaran tranquila.

Por las mañanas, su madre le preparaba el desayuno y luego le daba un empujoncito en la puerta para que se fuera al colegio. Ella caminaba por las calles arrastrando los pies y cuando llegaba a su clase, la recorría hasta el fondo para sentarse en el rincón más apartado. A veces tenía suerte y la profesora no se fijaba en ella. Entonces se podía quedar ensimismada observando los objetos que tenía alrededor porque siempre descubría que encerraban algo extraordinario: en la madera del pupitre había un remolino con peces atrapados, o por el cristal de la ventana desfilaba un ejército de gotas serias. Sigue leyendo “Rosa, la niña que no quería ser princesa (y ahora hace joyas dignas de reinas)”

Solo tienes que darle la vuelta y te quedará más claro que el agua

Inés Aguilar Gomez (profesora universitaria y diseñadora)

“Ayer le decía a un amigo: imagina que te despiertas en un mundo en el que todos los presidentes de todos los países son mujeres (bueno, hay dos o tres en los que preside un hombre), los líderes de la oposición son mujeres, todos los presidentes de las compañías más importantes son mujeres, pones la tele y mujeres maduras dan la información seria acompañadas de vez en cuando de un hombre joven y guapo vestido con un top cortito enseñando los abdominales. Sigue leyendo “Solo tienes que darle la vuelta y te quedará más claro que el agua”

Las Sinsombrero: la breve vida de Marga Gil Roësset

Cuando yo iba al instituto tenía uno de esos profesores de literatura que te ayudan a descubrir un mundo apasionante en los libros. En mi casa teníamos una edición maravillosa con tapas de piel de las obras completas de García Lorca; cuando la leías sentías que tenías algo valioso en las manos. Entre una cosa y otra, me hice superfan de la Generación del 27, yo quería teletransportarme y aparecer en la Residencia de Estudiantes para hacerme amiga de Lorca, Buñuel, Dalí, Alberti y todos los demás, y soñaba que me iba con ellos a la casa de Pablo Neruda, donde hacían fiestas surrealistas y se lo pasaban pipa.

Sigue leyendo “Las Sinsombrero: la breve vida de Marga Gil Roësset”

Gracias al empeño de Clara Campoamor, las mujeres pudimos votar

Esta es la historia de un niña que lo tuvo muy difícil en su infancia cuando, tras la muerte de su padre, se vio obligada a dejar de estudiar para aportar a la economía familiar trabajando como costurera. Pero Clara nunca se dio por vencida, trabajó duro, ahorró para poder estudiar de adulta, se licenció en la Universidad en Derecho, fue elegida diputada y luchó con determinación para ayudar a las mujeres. El 1 de octubre de 1931, gracias a su tesón, las cortes de la Segunda República aprobaron (161 votos a favor, 121 en contra) que las mujeres tuviesen derecho a voto. La historia de Clara Campoamor en forma de cuento, para acercar su figura a las niñas y a los niños.  Sigue leyendo “Gracias al empeño de Clara Campoamor, las mujeres pudimos votar”

Blog de WordPress.com.

Subir ↑