Gracias al empeño de Clara Campoamor, las mujeres pudimos votar

Esta es la historia de un niña que lo tuvo muy difícil en su infancia cuando, tras la muerte de su padre, se vio obligada a dejar de estudiar para aportar a la economía familiar trabajando como costurera. Pero Clara nunca se dio por vencida, trabajó duro, ahorró para poder estudiar de adulta, se licenció en la Universidad en Derecho, fue elegida diputada y luchó con determinación para ayudar a las mujeres. El 1 de octubre de 1931, gracias a su tesón, las cortes de la Segunda República aprobaron (161 votos a favor, 121 en contra) que las mujeres tuviesen derecho a voto. La historia de Clara Campoamor en forma de cuento, para acercar su figura a las niñas y a los niños. 

  • “Nunca comprendí cómo los hombres creen tan fácilmente que lo son todo y cómo las mujeres aceptan tan fácilmente que no son nada”.
  • “La libertad se aprende ejerciéndola”.
  • “República, república siempre, la forma de gobierno más conforme con la evolución natural de los pueblos”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: