La tortura de la belleza

Hace unos años trabajé con una chica que era una auténtica belleza. Tenía una piel perfecta, una cara preciosa y un pelazo. También estaba delgada y toda la ropa le quedaba genial, aparte de ser un encanto y muy competente en el trabajo. En fin, un gusto tenerla de compañera. El caso es que durante algunos días no vino a trabajar y cuando regresó le pregunté si había estado de vacaciones. “No -me respondió en un susurro -me he hecho una cirugía estética“. Me quedé patidifusa. ¿Cómo es posible que una chica tan joven y a la que la naturaleza la ha premiado con un físico tan estupendo necesite cambiarlo? ¿Por qué tuvo la necesidad de pasar por un quirófano, someterse a una anestesia y dejar que un bisturí rajara esa piel tan perfecta? Sigue leyendo “La tortura de la belleza”

Anuncios

Publicidad machista con agresiones incluidas: la historia se repite 😡

Esta mañana saqué a pasear a mi perra y mientras ella se entretenía frente a un banco que hay en la esquina de mi calle, me quedé mirando la publicidad que han puesto: un hombre pide un préstamo para comprar un coche y una mujer pide un préstamo para estrenar cocina. Cuando regresé a mi casa busqué en Google ‘publicidad machista’ y me quedé temblando con los cientos de ejemplos que aparecen: no solo porque las mujeres representadas en los anuncios sean expertas eliminando manchas pertinaces o se muestren inútiles a la hora de conducir un coche. Lo realmente delirante es que a alguien se le haya ocurrido vender su producto mostrando mujeres apaleadas y al borde de la violación. Increíble pero tan cierto como estos ejemplos que he encontrado y que repiten el mensaje año tras año, década tras década. Sigue leyendo “Publicidad machista con agresiones incluidas: la historia se repite 😡”

Publicidad que quiere derrumbar los estereotipos de género

‘La muñeca que eligió conducir’ es el mejor anuncio del año. El último premio que ha recibido esta campaña que lleva por lema #CambiemosElJuego es el de la Asociación Española de Anunciantes. El corto cuenta la historia que ocurre en una juguetería cuando las luces se apagan y los juguetes cobran vida. Como vemos tan a menudo en el mundo de la publicidad, las niñas están encasilladas en las estanterías de color rosa, empujando cochecitos de bebés, mientras que al otro lado del pasillo, en las baldas azules, está la aventura. La protagonista de este cuento decide lanzarse a la acción. Sigue leyendo “Publicidad que quiere derrumbar los estereotipos de género”

Blog de WordPress.com.

Subir ↑